diario de concordia noticias en Concordia

A 13 años de la desaparición de Fernanda

 

El escritor entrerriano Aníbal Parera, autor del libro “Fernanda”, rememoró el caso de la desaparición de la joven a un año más de aquel lamentable episodio.

“Es un drama que hemos vivido. Dentro de la historia policial y judicial argentina, es el hecho más dramático y patético que despierta los sentimientos más profundos, porque hay heridas profundas que se diluyen por los eternos problemas cotidianos que vivimos como sociedad. Pero ahí está esperando a que esto se retome, que la Justicia retome el caso, porque Fernanda, ese 25 de julio fue atacada, secuestrada y desaparecida”, sentenció el historiador a Elonce TV. Y siguió: “Cuando se investiga en un contexto no favorable, termina por solucionarse judicialmente el tema del secuestro y la extorsión, por eso se condenó a Mirta Chávez, mujer de Lencina, pero falta todavía el secuestro y la desaparición, y como eso no prescribe, todavía tenemos en un juzgado que la causa duerme el amargo sueño de la injusticia. Un sabor que se profundiza con la angustia que siempre conllevan los familiares que buscan la verdad a través de la justicia, pero muchos quedan en el camino, como en el caso de la madre de Fernanda y como el padre de María Cash, esos son los casos de los desaparecidos en democracia”.

Para Parera, el móvil por el secuestro y la desaparición de Fernanda, fue la “extorsión”. “Lencina salió a buscar plata porque no tenía, lo dijo la madre”, aseguró el escritor ante el programa El Despertador, al tiempo que rememoró: “Las hipótesis que se barajaron eran cuento chino, incluso una interna policial”.

“Lencina, en los ´90 había violado a una chica en el puente de hierro y después eso, también lo denunció otra mujer. A esas chicas las había dejado vivas y lo denunciaron. Y como los cuerpos de Trepan y Domínguez, hablaron, ahora no tenía ni que quedar el cuerpo, por eso Fernanda desaparece”, reafirmó el escritor.

“A la chica no la van a encontrar nunca”, le había dicho Lencina a la policía cuando fueron a detenerlo.

El 9 de febrero de 1994, en la habitación de un motel de la ruta 18, oculto dentro de una especie de cajón que permanecía cubierto por una base de mampostería y el respectivo colchón, fue hallado en avanzado estado de descomposición el cadáver de María Dolores Domínguez. Su muerte, según pudo comprobarse, se debió a estrangulamiento. Menos de una semana después, el 14 de febrero, en un pajonal de la zona de calles Caputo y Hernandarias, fue encontrado el cuerpo sin vida de Pamela Trepán de Fischer, una joven de 18 años de cuyo paradero nada se sabía desde hacía un mes.

En la oportunidad, el historiador volvió a barajar su hipótesis por el origen que terminó con la desaparición de la joven de San Benito. Apuntó a “la cultura en decadencia de los argentinos, y que los hechos familiares se relacionan directamente con esas estructuras en decadencia”.

“Cuando empecé el libro en diciembre de 2004, pensé firmemente que en cuatro meses que iba a tardar en escribirlo, esto iba a estar resuelto porque, cómo no iba a estar resuelto algo que produce un psicópata asesino de mujeres, que todas las fechorías las hizo en su territorio, un primario que anteponía el instinto a la razón, era un caso simple, pero se complicó innecesariamente y en eso tuvo mucho que ver la sociedad que empezó a ventilar chismes y rumores que perduran hasta el día de hoy”, apuntó Parera.

Finalmente, el escritor trajo a colación la actitud que tuvo Ester Torres, la madre de Lencina. “El profundo amor que tenía ella por sus nietos, dentro de los cuales estaba incluido Jonathan, quien lo acompañó en ese periplo y de quien espero haya encontrado su camino de grandeza personal hoy a los 27 años porque no se habrá sido de su vida… era como si Ester Torres para su nieto ya quería otra vida, es como si hubiese trazado una línea divisoria entre ella que había elegido, la prostitución como medio de vida, y esos caracteres se los había transmitido inexorablemente a sus hijos, pero ya para sus nietos, era como si quisiera otra vida, por eso me dolió cuando al poco tiempo le sacaron a sus nietos”, cerró. Elonce.com

 

 

Dajanos tu comentario