diario de concordia noticias en Concordia

Aparición de víboras en diferentes zonas de Entre Ríos

En lo que va del mes de enero, se han registrado apariciones de víboras en distintas zonas de la provincia, como el caso de Piedras Blancas, donde una curiyú generó temor en la zona de playas.

La ingeniera agrónoma Yolanda Querchi, que tiene amplio conocimiento de la flora y fauna entrerriana, y habló sobre la importancia de saber diferenciar las especies venenosas de las no venenosas y qué hacer ante la presencia de estos reptiles.

En primer lugar, aclaró que «son especies propias de nuestra fauna, pero con la modificación del hábitat y en esta época, al ser reptiles, tienen plena actividad. Además el tema de los desmontes, hace que estos animales se muevan a lugares donde puedan encontrar un ambiente adecuado».

«Al ser de sangre fría, ellos no regulan la temperatura y buscan lugares confortables a su temperatura corporal, por eso se mueven de un lugar a otro. Por otra parte, están en etapa de reproducción y de alimentación, preparándose para el frío», agregó.

Tras ello, manifestó que «hay que tener cuidado de saber cuáles son las especies peligrosas. En Entre Ríos tenemos una sola que es la yarará, lo que pasa es que suele confundirse con algunas especies de culebras. Son parecidas pero tienen sus diferencias; también hay algunas que son de agua, como la ñacanina».

«Todas las especies que son peligrosas son de hábitos nocturnos; las culebras son de hábitos diurnos por eso se las pueden ver durante el día», y no son venenosas, remarca.

Querchi indicó que las personas «deben tener precauciones para evitar cualquier tipo de accidentes. Son animales a los que no les gusta estar donde están los humanos, se ven obligados por ciertas situaciones a salir de sus ambientes naturales y son propios de nuestra fauna», por lo que es inevitable su aparición.

Por otro lado señaló que «también han desaparecido las especies que le siguen en la cadena y que se alimentan de estos animales, como son las aves rapaces, los zorros; toda esa alteración en el equilibrio biológico hace que proliferen estas especies y aparezcan con más frecuencia cerca de los centros urbanos».

Querchi destacó la importancia de saber reconocer a una serpiente venenosa de una no venenosa, y si bien reconoció que mucha gente afirma que ante una supuesta aparición saldría corriendo sin fijarse esos detalles que las diferencian, afirma que «lo primero es no tener miedo sino respeto hacia el animal silvestre». Y esta premisa tiene que ser válida para todas las especies. «El animal te ataca si vos lo agredís», agrega.

En segundo lugar hay que tener limpios los ambientes de los alrededores de las viviendas, no tener leña acumulada, andar de botas en los patios y mantener las puertas cerradas.

«Estos animales en la cadena natural son importantes porque se alimentan de otras especies que pueden transmitirnos enfermedades, como ratones, ratas», recordó la Ingeniera y para finalizar aconsejó llamar al área de Fiscalización o Flora y Fauna ante la aparición de alguna víbora.

Dajanos tu comentario