diario de concordia noticias en Concordia

De escándalo en escándalo: el presidente de Enersa y el gerente general, enfrentados

La empresa energética está en cortocircuito: Jorge González y Carlos ‘Charly’ Pimentel no se hablan y la situación es insostenible, el primero es hombre de Bordet y tiene banca del gobernador.

Los conflictos en la Empresa de Energía de Entre Ríos se siguen acumulando y actualmente se vive una situación muy tensa ya que el uno y el dos están duramente enfrentados.

Según comentan los mentideros del organismo, Jorge González, el presidente, y Juan Carlos ‘Charly’ Pimentel, el gerente general, no se dirigen la palabra, un escenario que se ha vuelto insostenible.

El primero, es hombre del gobernador Gustavo Bordet, quien lo puso al frente del organismo en 2017, y cuenta con todo el apoyo del mandatario, mientras que el segundo es apreciado y bien visto dentro de la empresa por sus conocimientos técnicos.

En los pasillos del organismo circulan varias versiones acerca del detonante de este cortocircuito. Si bien la mayoría coincide en que tendría algo que ver con la firma de algún expediente o contratación, lo concreto es que se vienen suscitando una serie de episodios con carácter de escándalo que derivaron en la tensa situación actual.

Todo comenzó con la extraña desaparición de la secretaria privada del ingeniero González, quien luego de una reunión a solas con el presidente del organismo se retiró muy molesta en plena mañana sin decir una palabra.

A pesar de que era reconocida por ser una trabajadora muy responsable y cumplidora, la secretaria no solo resignó un salario de casi 100.000 pesos, sino que también dejó muchos expedientes por resolver.

En la empresa de energía muchos comentaban que hablar con la secretaria privada era como hablar con el mismo González, por su capacidad para resolver situaciones y su poder de decisión, pero luego de aquella enigmática reunión no respondió más los teléfonos ni mensajes.

El caos que la ausencia de la secretaria causó, ya que la joven resolvía problemas y los dejó pendientes, provocó un clima de malestar en el organismo y comenzaron a filtrarse y darse a conocer recibos de sueldo de las más altas autoridades.

De esa manera, trascendió que hay funcionarios que perciben salarios que rozan los 400 mil pesos y que, además, gozan del beneficio de no pagar impuesto a las Ganancias, porque el organismo tributa por ellos, y tampoco la boleta de la luz, que corre por cuenta de la empresa.

Pero Enersa no solo despilfarra en sueldos altísimos y en pagar los gastos de los funcionarios, sino que también está en el centro del escándalo por los mástiles que se colocaron en la plaza Mansilla, enfrente a Casa de Gobierno.

La empresa de energía invirtió más de tres millones de pesos en dos mástiles que, por estar mal diseñados, provocaban que las banderas se enredaran con las balizas que se ubican en la cúspide.

Como consecuencia de ello, tanto el pabellón nacional como el de Entre Ríos, se deshilacharon pocos días después de su primer izamiento, al punto tal de que la insignia provincial quedó hecha harapos.

Hace más de dos semanas, luego de que este Portal publicó acerca del bochorno de los mástiles, por vergüenza de las actividades, las banderas fueron arriadas por última vez y no han sido izadas nuevamente.

Es por eso que actualmente en plaza Mansilla, en lugar de los dos mástiles con los pabellones flameando a lo alto que debería haber, hay dos caños gigantescos que no cumplen ninguna función y costaron 3 millones de pesos, en donde González quería poner el nombre en la placa.

A ese mamarracho que parece una ‘H’ de rugby, que el organismo dona sin cargos a los clubes de la provincia, se suma la denuncia de la contratación de una consultora de Buenos Aires por más de tres millones de pesos para un evento fantasma.

Muchos afirman que el conflicto entre González y Pimentel comenzó con la contratación de una empresa China para las líneas de alta tensión de la obra llamada Cierre Norte Energético Entrerriano.

Si bien el gobernador Bordet tuvo que dar marcha atrás a la firma del convenio debido a denuncias penales por irregularidades detectadas por la Contaduría General de la provincia, el conflicto entre el uno y el dos de Enersa se habría disparado con esa situación.

También se agrega la adquisición por millones de dólares de lámparas que fabrica en Córdoba a la misma empresa del país asiático que fue denunciada por irregularidades, lo que generó conflictos, habladurías y polémicas entre los intendentes justicialistas de diferentes puntos de la provincia.

Según comentan los mentideros de la empresa energética, la tensa situación entre González y Pimentel se ha vuelto insostenible y hay un fuerte cortocircuito en el organismo, que está a punto de estallar.

El primero es hombre del gobernador y cuenta con el apoyo del mandatario, mientras que el segundo es reconocido en el organismo por su capacidad y sus conocimientos técnicos.

Dajanos tu comentario