diario de concordia noticias en Concordia

El fiscal cerró la etapa investigativa; Nahir a un paso del juicio

El fiscal Sergio Rondoni Caffa reunió todo lo necesario para finalizar la etapa investigativa y ayer le habría solicitado al Juez de Garantías la elevación a juicio de la causa por el crimen del joven Fernando Pastorizzo, por el cual permanece detenida su ex novia, Nahir Galarza.

Ahora se deben aguardar por otros plazos procesales antes de conocer cuándo se realizará el juicio. En primer término, Figueroa le corre traslado a las querellas y luego a la defensa sobre el pedido que efectuó el Ministerio Público, y posteriormente fijará una audiencia para que todas las partes diriman sus posturas.

En ese encuentro, que se estima podría producirse antes de fin de mes, la defensa de Nahir Galarza expondrá los pedidos de nulidades a lo actuado por el Fiscal y podría ofrecer nuevas pruebas, al igual que la querella tendrá la oportunidad de ampliar la imputación por la supuesta alevosía. En esa audiencia, si no se presenta ningún reclamo excepcional, podría elevarse el Legajo al Tribunal del Juicios de Gualeguaychú para que disponga fecha de debate, publica El Día.

La prueba que esperaba Rondoni Caffa para finalizar su investigación llegó a sus manos una semana atrás. El informe psiquiátrico que realizó el médico Simón Gighlione indicó que Nahir Galarza tiene una “baja tolerancia a la frustración” y denota signos de “irritabilidad”.

El crimen de Pastorizzo fue cometido cerca de las 5 del 29 de diciembre último, en la vía pública de Gualeguaychú, donde a Fernando lo hallaron en estado de agonía, con un tiro en la espalda y otro en el pecho, y su moto y dos cascos tirados a su lado.

El joven murió poco después y si bien Nahir primero declaró como testigo y dijo que había visto por última vez a su ex novio la noche anterior, luego la joven se presentó ante la Justicia y confesó haber cometido el crimen.

Tras su confesión, Galarza fue internada en la sala 1 de Psiquiatría del Hospital Centenario por su estado de shock, y luego trasladada a una celda de la Comisaría del Menor y la Mujer, donde cumple la prisión preventiva.

No obstante, luego la acusada amplió su indagatoria y aseguró que los dos disparos fueron “accidentales” y que en la primera declaración como imputada mintió porque tenía miedo que culpasen a su padre policía, quien tenía a cargo el arma homicida.

Dajanos tu comentario