diario de concordia noticias en Concordia

Feliciano: Imputaron al policía que disparó contra un menor

 

La fiscal de Feliciano, Beatriz Garrahan, imputó por Lesiones graves en exceso de legítima defensa al oficial Muñoz, autor del disparo; mientras que a la víctima, un menor de 16 años de nombre Ignacio, lo acusa de Amenazas y Resistencia a la autoridad (perdió el ojo izquierdo a causa de un disparo de arma de fuego).

La tarde del 10 de julio, el adolescente se había escapado del hospital de Feliciano por una ventana, mientras estaba bajo custodia del Copnaf. Una semana antes lo habían internado por su grave adicción a las drogas.

Tras la huida, desde el organismo se pidió a la Policía que lo encontrara. Un patrullero fue a la casa de la abuela del joven y allí lo halló. El chico se exaltó, pero su tía lo tranquilizó. A los 20 minutos regresaron los uniformados con el Grupo Especial, entraron a la vivienda para reducirlo y uno de ellos le disparó. La versión policial indica que el adolescente estaba con un cuchillo de cocina, y que el balazo de posta de goma impactó en el marco de la puerta y luego en el ojo del menor. El video registrado por la propia fuerza del procedimiento reveló que le apuntó al rostro. Se produjeron todas las declaraciones testimoniales en la Fiscalía y se demoraba la imputación.

Finalmente, a casi dos meses del hecho de sangre, Garrahan imputó a Muñoz por el delito de Lesiones graves, y además le agregó el atenuante de Exceso de legítima defensa. En el hecho se pudo determinar que el adolescente estaba muy exaltado y tenía un cuchillo en la mano. Eran varios policías del grupo especial de la Jefatura Departamental, con cascos, escudos, chalecos y armas, supuestamente capacitados para resolver la situación con un menor sobresaltado.

Pero terminó mal y, para la Fiscalía, el policía que efectuó el disparo se defendió. Silvina, la madre de Ignacio, en diálogo con UNO clamó: “Solo exijo Justicia y que paguen los culpables”. “Encima de todos los problemas que tiene, ahora le hicieron una un imputación”, lamentó. La mujer contó que su hijo “a los 15 años empezó a consumir, como todo adolescente tiene sus problemas, nunca tuvo un delito grave ni nada. Se me fue de las manos, no tengo experiencia para tratar con la adicción, nadie está preparado para cuando se desborda”. Ahora, Ignacio está en un hogar del Copnaf en Paraná con tratamiento psicológico y psiquiátrico, y también oftalmológico.

Sobre el hecho, Silvina afirmó que su hijo “en ningún momento amenazó a nadie” y que estaba exaltado porque “lo pasaron de mediación”. Ella no estaba en la casa y cuando llegó “ya había perdido la vista y lo tenía azotando en la camioneta”. El abogado querellante Damián Arévalo todavía no pudo acceder al video del procedimiento, la prueba objetiva fundamental. (Uno)

 

 

Dajanos tu comentario